miércoles, 15 de febrero de 2017

ENTREVISTA DIEGO SCHWARTZMAN

"Kei no va a entender nada cuando le griten mis amigos"

El Peque disfrutó de su ruidosa hinchada presente en la victoria ante Facu Bagnis y ahora le toca Nishikori, máximo favorito del ATP porteño. En una divertida charla con Mundial De Fondo luego de saltar con sus amigos, nos cuenta como vivió la vuelta al juego y sus ganas de ganarle al japones.



El partido ante Facundo Bagnis estaba programado para las 18.45, pero la demora un poco por la lluvio y luego por la extensión en los encuentros de la jornada hicieron que arranque a eso de las diez y media de la noche. Claro, sus amigos de siempre tuvieron más de tres horas de espera para el partido de Schwartzman. Entonces cuando pasada la medianoche se acerca a dialogar con Mundial De Fondo, se topa antes con sus fieles hinchas y derivó en eufóricos festejos. "Mis amigos estuvieron un rato largo esperando que juegue, se tomaron algunas cervezas de más, por lo que estaban un poco más excitados que de costumbre. Le había dicho a Facu -Bagni- antes del partido que perdón si hacían alguna cosa, porque a veces se pasan un poco. Son más futboleros que del tenis”, describió el Peque entre risas.


Diego necesitaba un desahogo tras la frustrada participación en Copa Davis, en la que no pudo jugar a último momento a causa de una molestia en el isquiotibial. Por lo que su triunfo en el Lawn Tennis tuvo un tinte especial: "Fue lindo, un poco de descarga porque la semana de Copa Davis fue dura, más allá del resultado si fue bueno o malo. Fue dura para mí que no había podido jugar, y ahora que me puedan venir a ver mis amigos fue un descargo, ya que estaban ilusionados desde la semana pasada. Es para disfrutar un poco, ya que es distinto jugar en casa".

El Peque tuvo un contundente 6-1/6-4 ante Facu Bagnis y así describió como se sintió en el Court Central Guillermo Vilas: "Lo mejor que tuve fue la intensidad y la eficacia que tuve en las chances que me dio él. Quizás podría haber sido mucho más fácil el segundo set de lo que terminó siendo, pero me sentí cómodo dentro de la cancha, aunque al final tuve un poco de nervios y erré algunas pelotas que no venía errando, el también mejoró un poco y me hizo dudar un poco más. Pero estoy contento con la actitud, que más allá de que se me complicó un poco, no me puse tenso en mi interior y seguí enfocado en hacer lo que venía haciendo bien".

Ahora le tocará ante la estrella de este Argentina Open, Kei Nishikori, como el año pasado la suerte lo puso ante Rafa Nadal. "Ya me viene tocando con los favoritos del torneo y son partidos para disfrutar. Obviamente que jugar en  casa, está bueno que se pueda dar un partido así, ojalá que sea un partido interesante para la gente y que pueda ganar yo, más allá de lo que le convenga al torneo".

Y cerró la charla con la forma divertida que lo caracteriza hablando de su fiel hinchada, que siempre le da un plus: "Lo malo es que no va a entender nada Kei cuando mañana le griten, así que por ese lado no lo voy a poder intimidar con mi hinchada".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada